Thursday, December 04, 2008

Navidades en Petrolia




 
Camino por la Carrera 15. Hoy es uno de eso pocos días en que por designios del Gran Meteorólogo la ciudad disfruta de un cielo azul brillante. La calle está llena de gente. Extraños que coalescen en un rio humano, que en la ausencia del tráfico diario, el trancón como lo llaman los bogotanos, aprovecha de disfrutar la humanidad de una ciudad sin automóviles, aunque solo sea por unas horas.
Caminar por las calles de Bogotá un domingo cualquiera es el gatillo que dispara memorias de muchos otros domingos pasados fuera de casa. En tantos y diferentes lugares durante los últimos seis años, que ya es difícil distinguir cual memoria corresponde a qué lugar.
Muchos de esos domingos fuera de casa han sido voluntarios, pero no por eso menos empapado de esa letargia bordeando en el aburrimiento que caracteriza a los domingos, no importa cuál sea el lugar. Muchas de las veces, esos domingos letárgicos no son más que el precio que uno debe pagar por querer experimentar la vida fuera de la aldea en que uno nace, o por verse obligado a buscar diferentes, y con algo de suerte, mejores destinos.
Cuando hace ya tres años me tropecé accidentalmente en Ciudad de México con un país virtual al que llamé PETROLIA, encontré que en el habitaban trabajadores petroleros venezolanos que peregrinaban por todas las esquinas del planeta. Venezolanos honorables, que a un alto costo para ellos y sus familias, buscaban hacer nuevos surcos en la esperanza de ver germinar nuevos destinos. Los domingos fuera de casa eran su destino.
En aquel momento, tal como ahora, era la época decembrina y el mensaje tuvo, de una manera que nunca imagine, un gran eco en todos aquellos que vieron reflejado en esas líneas algo de su situación profesional y familiar, de sus tristezas y de sus alegrías.
Pero hoy, a pesar de que es diciembre, debo resistir la tentación de volver sobre los pasos ya andados. Estas líneas no pretenden hacer elegía de las glorias del pasado, reales o imaginarias. No es mi intención reforzar la nostalgia por la PDVSA que desapareció hace ya seis años, y que ya solo debe ser un pie de página en nuestras vidas. No pretendo avivar el rencor hacia aquellos que, aun sin saber porque, continúan teniéndonos rencor. De igual manera renuncio a reivindicar la tristeza como marcador de nuestras vidas.
Así como PETROLIA nació de la nostalgia que se palpaba en Sinaloa 224, hace ya tres años, y porque no de mi propia tristeza, hoy PETROLIA es el reflejo de la voluntad de sobrevivir y construir futuro de miles de venezolanos, a pesar de los obstáculos. Los ciudadanos de PETROLIA hoy portan el pasaporte del conocimiento y la disciplina de trabajo, y han renunciado a sentirse victimas.
En esta época decembrina nuestros pensamientos son entonces sobre el ahora y el porvenir. Sobre nuestros sueños. Sobre lo que sabemos podemos hacer. Sobre lo que queremos ser. Dejemos que la marea borre las huellas que dejamos en la playa cuando nos embarcamos en esta travesía.
Mis mejores deseos vayan para mis compañeros de viaje. Los que tengo cerca y los que están lejos. Para los viejos y no tan viejos amigos. Para los que conozco y para aquellos que solo presiento. Para los que nos han ayudado y también, porque no, para los que han tenido miedo de ayudar.
Es diciembre y es domingo en Bogotá. La lluvia, como ya es su costumbre, se atrevió a irrespetar al sol. La multitud en la calle se diluyó en el llanto de las nubes. En la casa me esperaba esta página en blanco, que tenía tiempo queriendo ser escrita.
Es diciembre y es domingo. Hoy PETROLIA es Bogotá, mi hogar lejos del hogar. Mi familia ausente, pero como nunca presente.
¡FELIZ NAVIDAD A TODOS! Donde quieran que hoy estén. 

Monday, March 03, 2008

High Noon at the Orinoco River: Venezuela and Exxon-Mobil

Push finally came to shove in the conflict between the Venezuelan national oil company, PDVSA, and the giant multinational Exxon-Mobil, when the latter appealed to courts in New York and London to freeze PDVSA’s assets in February. This is just the latest chapter of a saga that started as a love affair and now appears to be heading for an acrimonious divorce.
During the 1990s, Venezuela faced a strategic conundrum: how to economically activate the enormous quantity of heavy hydrocarbon resources that were known to exist in the Orinoco Belt since the 1960s and that were fully charted by the newly formed PDVSA during the 1980s.
These resources were known to be enormous: close to 1,200 billion barrels of oil originally in situ (between 80 and 210 billion barrels of recoverable resources, depending on the recovery factor one chooses to believe). However, they were of very poor quality, at less than 10o API (indicating low gravity/high viscosity) and a high content of sulfur and heavy metals. For all intents and purposes, these reserves were commercially worthless, at least with the technology that was available to PDVSA at the time, the oil price forecast, and the fiscal regime then in existence in Venezuela.

However, given the very mature nature of the Venezuelan basins on the one hand, and the need for Venezuela to use its resources to foster economic growth on the other, the Orinoco Belt presented itself as a clear strategic opportunity for the future.

So PDVSA, with the full support of the government and parliament, set out to design an industrial and fiscal strategy that would attract the best actors within the international oil industry – actors who were capable of contributing not only the large amounts of capital and innovative strategy required, but also the access to markets that the venture called for. This strategy was familiarly known as “Apertura Petrolera.”

The chosen strategy was the production of the oil, its transportation to port and its upgrade (using different degrees of decabornization) in order to produce oil streams of commercial grade. This required the modification of the then very stringent Venezuelan fiscal regime, resulting in the reduction of royalties and tax rates. This facilitated the more than $20 billion that were eventually invested, between PDVSA and its chosen partners, for the development of a capacity of 600,000 barrels per day of synthetic crude in four different projects. These projects became unqualified successes, technologically and commercially.
Although the strategy was agreed upon and implemented in less than five years, it would take more than a decade to see the projects built and in operation. It is important to remember that prior to this effort, the Orinoco Belt was no more than an unfulfilled promise: 400 km from the nearest export port and with no real future with the policies as they then stood — it was the proverbial “middle of nowhere,” both geographically and economically.

Of course, such initiatives were not without detractors, particularly from the political opposition of the time, who could never put forward legal arguments or assemble enough political support to derail what they regarded as the denationalization of the Venezuelan oil industry.

But destiny plays tricks on even the best of intentions. With the new decade came a number of unexpected events. Hugo Chávez became president of Venezuela, and with him came political groups that had stubbornly opposed the “Apertura Petrolera.” With them came the political intention to rewind all the projects that had been previously implemented.
At the same time, oil prices started moving upward to unexpected levels, making the concessions of the previous decade appear unsustainable at best and politically dangerous at worst. The Venezuelan government then started a focused effort to modify the legal and fiscal concessions that had been necessary to realize the “Apertura Petrolera.”

The four projects in the Orinoco Belt were the last to be tackled by the government. Between 2005-2007 royalties were first increased, then the tax structure was modified, and finally, the new legislation put in place by the government called for a reduction on the share that private companies could hold in the projects. The government’s negotiating stance was simple: take it or leave it.

Most of the foreign companies reluctantly agreed to these changes, even though in the process they were the object of political abuse and public invective. One has to remember that although the vindication of the rights of the resource owner (in this case, the nation) appear logical under the light of market conditions, the government needed to appear to be getting a rematch, this time on the winning side, of a political argument they had lost in the 1990s.

Exxon, which incidentally was never a part of the “Apertura Petrolera” but inherited its presence from its takeover of MOBIL, took exception to what they saw as inadequate compensation and resorted to arbitration in accordance with the original contract. For the Venezuelan government this was like adding insult to injury, since international arbitration was one of the conditions to which they most objected in the original contracts.
EXXON and PDVSA are both engaged in an unnecessary farce that will benefit no one. In the end, Exxon’s stance will only lead to fair economic compensation, but the affair will hurt the long-term credibility of Venezuela. It will also lend support to those in Venezuela who preach that foreign companies are unrepentant vultures and that political dogmatism takes precedence over the nation’s welfare — even if takes a rewriting of history to make that political point.
Posted on march 3rd, 2008 at Focal Point: http://www.focal.ca/publications/focalpoint/fp0308/?article=article8&lang=e

Tuesday, February 19, 2008

¿EXXON versus PDVSA?


La disputa judicial que ocupa los titulares tanto impresos como televisivos y radiales, entre la estatal petrolera y la compañía más grande del mundo, tiene todos los componentes para convertirse en un “best seller” para todo público: buenos protagonistas y un libreto que apela a los sentimientos de la audiencia.
Los protagonistas son arquetipos. Por un lado EXXON, una compañía petrolera americana (o debiéramos decir globalizada) fácilmente representable como la “Cara Inaceptable del capitalismo, cómo alguna vez dijo el Primer Ministro Inglés Edward Heath del empresario minero Tiny Rowlands. Por el otro lado PDVSA, la compañía petrolera estatal venezolana, que se ha dado en calificarse a si misma como la vanguardia del socialismo del siglo XXI y estandarte de la revolución “roja rojita”.
Claro está, en circunstancias normales esto no pasaría de ser más que una querella judicial entre dos compañías que rompen un contrato y que buscan extraer el mayor valor económico posible a ese rompimiento. Un acontecimiento banal y hasta aburrido. Pero el “Angel de la Historia”, como dice el escritor Juan Gabriel Vásquez en su novela La Verdadera Historia de Costaguana, hecha por tierra nuestras pretensiones de alejamiento y estudiada apatía hacia este suceso.
A la vista de la izada de la bandera y los primeros acordes del himno, se nubla la mente de cualquier observador en un delirio patriotero y se hace casi imposible mirar a este episodio con objetividad sin ser acusado de “Traidor a la Patria”. Se espera de nosotros solidaridad ciega e inmediata.
EXXON es casi una caricatura del villano extranjero que reside en el inconsciente nacional, producto de nuestras creencias atávicas sobre el petróleo. EXXON representa todos los arquetipos de nuestra historia petrolera. EXXON es Casas Muertas, Oficina No1, MENE…es en definitiva Mr. Danger, aunque los actuales administradores de PDVSA ciertamente estan muy lejos de encajar en el rol de Santos Luzardo.
La cruzada a la que se nos convoca al compás del Gloria al Bravo Pueblo, no es para defender los derechos de los niños sin techo o a las madres jefes de hogar que no consiguen un empleo digno, ni siquiera para defender los intereses de la Nación Venezolana. No, el clarín suena es para que salgamos a defender la particular visión de los burócratas, que en las alturas del Pent-House de PDVSA en la Campiña, toman decisiones comerciales sin mucho criterio, ignorante o indiferente de sus consecuencias. En vez de resguardar los intereses comerciales de la empresa estatal en el escenario civilizado de las cortes, se nos convoca a una falsa epopeya.
Pero hete aquí que afortunadamente no tenemos que enfrentar la disyuntiva de tomar partido entre estos dos gladiadores. Cómo en mucha de nuestra historia, esta no es una pelea entre el imperialismo y un estado minusválido, tal como se nos quiere hacer ver. Se ha hecho evidente al pasar de los días, que en realidad este sainete está siendo usado para esconder entre otras cosas un ajuste de cuentas entre venezolanos. O mejor dicho un ajuste de cuentas en retroactivo del actual gobierno a aquellos que se atrevieron a llevar adelante lo que se conoce cómo la Apertura Petrolera.
El amplio debate que sobre los argumentos estratégicos, empresariales, y constitucionales se tuvo en la década de los noventa, y que condujo al consenso nacional que llevó a la Apertura Petrolera, nunca fue aceptado por los que entonces se opusieron a ella, y que hoy detentan el poder.
No hay más que ver el discurso de los portavoces de PDVSA, obviando su responsabilidad en el entuerto que nos ocupa, y desviando la atención hacia lo que perciben cómo sus enemigos atávicos, para entender que más allá de las circunstancia particular del litigio con EXXON, se aprovecha la oportunidad para extraer venganza y tratar de aniquilar políticamente a aquellos que disienten o que han representado una visión diferente, aunque sea en retroactivo. Como si devolver el carrete de la historia sirviera para algo mas que satisfacer un infantil: Teníamos razón!

La Apertura Petrolera fue una criatura de su tiempo y espacio. Imperfecta como toda acción humana, pero sin duda exitosa en lograr sus objetivos de desarrollar recursos, atraer inversiones y sobretodo hacer del Desarrollo de los recursos de la Faja del Orinoco un posibilidad cierta. Certidumbre de la que hoy se vanagloria con desfachatez la actual administración. Es ese éxito pasado el que es inaguantable para los que hoy administran la Industria.
Es ese contraste entre el ayer y el hoy, el que se levanta como un reclamo de la Nación al presente, y es el que hace necesario que “nueva PDVSA” construya ejércitos invasores imaginarios, llámense EXXON o cualquier otro nombre. Es esa asimétrica comparación lo que hace que salgan de los mausoleos de la historia los sempiternos enemigos políticos de la industria petrolera a repetir el desgastado discurso de la planta insolente del extranjero. Paradójicamente hoy en día hay más compañías extranjeras operando en la industria petrolera en Venezuela que las que nunca hubo en los 100 años previos, quizás la herencia mas visible del éxito y de la relevancia de la Apertura Petrolera.
Cuando este episodio haya concluido, cómo debe ocurrir, y hayamos cuantificados los costos económicos y de políticos del dogmatismo que nos condujo a este innecesario enfrentamiento, EXXON se irá a casa resarcida en mayor o menor grado, a un costo intangible que solo verán en el largo plazo, y PDVSA nos deberá explicaciones de porque el conflicto se le salió de las manos.
Venezuela por otro lado seguirá teniendo por delante el reto de redescubrir la confianza en sus capacidades y el espíritu innovador y emprendedor que condujo a la Apertura Petrolera, con todo y sus lunares. Seguiremos necesitando buscar consensos alrededor del negro líquido, si es que no queremos seguir dilapidando la oportunidad que el petróleo nos sigue brindando.
Como venezolanos debemos esperar un pronto acuerdo entre las partes, aunque sea con un “pañuelo en la nariz”. En este “best seller” no habrá vencedores, ni final feliz.

Publicado en Petroleumworld Feb 19, 2008: http://www.petroleumworldve.com/edito08021901.htm