Sunday, March 23, 2014

A TRAVES DEL OJO DE LA CERRADURA

A TRAVES DEL OJO DE LA CERRADURA 
Con la ayuda de George Orwell


"Las masas nunca se rebelan por su propia voluntad, y nunca se rebelan por el mero hecho de que están oprimidos. De hecho, siempre y cuando no se les permita tener estándares de comparación, ni siquiera se dan cuenta de que están oprimidos ". 
George Orwell, 1984






En estos últimos quince años, Venezuela ha sido el crisol de muchos sueños, labrados con el sacrificio de muchos, y finalmente destruidos por la banda de forajidos que ha tomado el control de todas las instancias de la república (en minúsculas).

Desde que accedieron al poder, detrás de un disfraz de reivindicación de los más desposeídos, este grupo de hombres y mujeres, ha establecido lo más cercano a un totalitarismo que el país haya experimentado en al menos medio siglo.

Muchos en Venezuela, y mas increíblemente en el extranjero, han visto en el “chavismo”, y ahora en el “madurismo”, una suerte de Robin Hood tropical que ha sido capaz de “redistribuir” lo que antes les era esquilmado por unas élites corruptas. Otros tantos ven a una nueva élite, si se quiere aún más corrupta, que bajo ese disfraz de enderezadores de entuertos tratan de instaurar una hegemonía totalitaria para perpetuarse en el poder sobre a pobreza de sus seguidores. Estas dos visiones tienen en común la noción del petróleo y su altos precios como riqueza fortuita a ser distribuida.


“No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución; se hace la revolución para establecer una dictadura”
George Orwell, 1984


Mientras las diferentes facciones políticas se debaten en los diferentes escenarios: elecciones, Asamblea, gobiernos locales, los medios, la realidad de la economía hace estragos en el país que trata de sobrevivir día tras día. La escasez, producto de las políticas del gobierno, mezcla de ideología trasnochada, corrupción e incompetencia, aunada a la inseguridad en las calles y a la falta de oportunidades, se ha transformado en un caldo de cultivo del descontento de los ciudadanos.

Es en ese contexto, que la verdadera naturaleza de los que se aferran al poder aflora. No me refiero a sus rasgos totalitarios, que en mi opinión siempre han estado ahí, sino a su total incompetencia a a la hora de  gobernar un país, excepción sea hecha del uso de la propaganda y de la fuerza de la represión.

No es de extrañar entonces, que los auto proclamados “revolucionarios” del gobierno, devenidos en el nuevo pero muy corrupto  “establishment”, se vean enfrentados hoy por la juventud estudiantil, que como en otras épocas de nuestra historia, son los que mejor encarnan los deseos de cambio de una sociedad que se asfixia bajo el yugo de una opresión que emerge ruidosa de las nociones sesentosas y sesentonas del castrismo. 


“Hasta que no tengan conciencia de su fuerza, no se rebelarán, y hasta después de haberse rebelado, no serán conscientes.”
George Orwell, 1984

Para nosotros los que vivimos afuera del país, se no hace difícil entender, y que decir de analizar, lo que está pasando en las calles de Venezuela. He leído críticas de analistas muy sesudos, ponderando sobre la conveniencia o no de las acciones de calle de los estudiantes,  o sobre la inteligencia (o falta de) del discurso de lucha de Leopoldo Lopez, María Corina y Alfredo Ledezma, por mencionar algunos. Se dice que tales acciones son extemporáneas, que debían haber esperado a que la economía se deteriora aún más, que el camino es otro, y tantas otras razones.

Yo tengo suficiente memoria de mis hechos de juventud, y de los hechos vividos en Venezuela en el 2002 y 2003, para entender que estas dinámicas, en particular la de los jóvenes estudiantes, tienen energía propia. Uno nunca sabe cual es el grano de arena que empieza la avalancha, o si esta llegará a la base de la montaña sin fuerza, lo que si se es que tales discontinuidades están imbricadas en el sistema y por lo tanto son tanto inevitables como impredecibles.

Los estudiantes y jóvenes que hoy están en la calle, han crecido en una Venezuela en constante crisis y cuestionamiento; sus padres han sido por acción u omisión actores de una nación que ellos sienten que se deshilacha, que no los representa; han visto como sus vecinos y amigos se despiden hacia una emigración incierta o son víctimas de la delincuencia; se sienten con poca o ninguna oportunidad de futuro, mientras los que se aferran al poder, y hasta algunos de la llamada oposición,  les ofrecen poco menos que una vida de pobreza y sumisión,  y un discurso anquilosado que no se relaciona con las realidades del siglo XXI.

Para ellos, el tan mentado Tiempo de Dios es ahora y ya, así es la naturaleza de la juventud. Leopoldo, Maria Corina y otros tantos así lo entienden, hay otros que temerosos ven pasar el tiempo, esperando un momento mas “oportuno”, se quedarán esperando.

"La verdadera división no es entre conservadores y revolucionarios, sino entre autoritarios y libertarios". 
George Orwell, 1984

Porque no es un tema de  si debimos o no debimos; tampoco se si de este embate la sociedad de ciudadanos tendrá una victoria segura; se trata entonces de darse cuenta que mientras los pocos usan la maldad y el dinero para entronizarse en el poder, a costa de la mayoría, la mayoría tiene la obligación y el derecho de decir ya basta; solo por eso debemos renovar la esperanza  en que nuestros jóvenes resulten mejor que nosotros.

La Venezuela que atisbo desde aquí, incompleta, como a través el ojo de una cerradura, se me antoja una tierra de mujeres y hombres  valientes, que reclaman sus derechos, enfrentando fuerzas desalmadas, ante la indiferencia de sus vecinos regionales, pero con la fortaleza de estar, como algunos dicen, en el lado correcto de la historia.

De esa Venezuela me declaro ciudadano…

"Nos encontraremos en el lugar donde no hay oscuridad.”
George Orwell, 1984