Friday, March 13, 2009

CARTA A LORENZO MENDOZA



Apreciado Lorenzo:
Aunque lejos de Venezuela por razones que se conectan con esta carta de manera indirecta, pero que no vienen al caso reiterar aquí, se me ha hecho imposible no caer en cuenta que el llamado gobierno bolivariano de la República de Venezuela ha decidido hacer de ti y de las empresas Polar un objetivo político a ser, al menos por los momentos, neutralizado o usado de conveniente chivo expiatorio.
Tampoco se me escapa, ya que lo que está a la vista no necesita anteojos, que eso te ha convertido en foco de la acostumbrada camionada de verbo soez, agresivo e infundado, que utiliza el jefe del partido de gobierno cuando decide arremeter en contra de sus incautos ciudadanos, en aras de sus intereses sectarios.
Aunque sé que no es ningún consuelo, ni para ti, ni para tu familia y mucho menos para la familia extendida de empresas Polar, estoy seguro que sabes no eres el primero ni serás el último en ser vilipendiado públicamente de una manera irracional por un gobierno empeñado en sembrar vientos.
Conociendo de tu inteligencia, también estoy seguro que esta arremetida no te fue inesperada, aunque quizás si sorpresiva. El hecho de que un escenario sea probable, no nos hace más capaces de digerir sus consecuencias cuando este se hace realidad, sobretodo en un país donde la existencia entuertos parece haberse convertido en la nueva normalidad.
Roberto Giusti, en su columna del Universal del 10 del Marzo del 2008, se pregunta de manera retórica: ¿Quién defiende a Lorenzo Mendoza?, y procede a esbozar el caso de la defensa, aupando al país a salir en defensa no solo de Polar o tu persona, sino de los vestigios de democracia que aun sobreviven. No puedo sino solidarizarme con su llamado.
Aunque no te parezca obvio, ni consuelo alguno, este último ataque a tu persona y con ello al Grupo Polar, es quizás la reivindicación más genuina que puede haber de lo que el trabajo de tres generaciones de tu familia, y con ellos tres generaciones de trabajadores del Grupo, han construido en un país donde construir empresas y con ellas empleos y crear riqueza, es un trabajo de titanes.
Las empresas Polar son, junto con otros muchos ejemplos hoy en minusvalía, como PDVSA, el BCV y el Metro de Caracas, la muestra más genuina de la Venezuela posible. El grupo Polar es la Venezuela del trabajo, la innovación, el compromiso, del instinto de superación; la Venezuela sin rencor, sin prejuicio, inclusiva. El Grupo Polar es lo que pudiéramos ser si dejáramos de modelarnos en las montoneras del siglo IXX, y entendiéramos que la pobreza solo se conquista con la creación de riqueza, tanto material como humana. Es por eso, por irracional que te parezca, que te conviertes en objetivo de los dislates de los gobernantes.
Sé que en esta hora te pueden embargar preocupaciones y dudas. Después de todo tú nunca quisiste nada más que hacer crecer aquello que te fue legado en custodia, y continuar la tradición familiar de hacer una mejor Venezuela. Es el torbellino de la historia el que te ha puesto en el centro del mundo político. No tengo dudas que tú y tus compañeros de trabajo están pasando por un momento muy duro. Lo sé, he estado, al igual que tu de manera involuntaria, en esa posición junto con miles de mis colegas en el no tan distante pasado.
Pero también sé, por esa experiencia, que en las mañanas el reflejo en el espejo y la inocente sonrisa de los hijos te darán a ti y a tus compañeros de trabajo la certeza de la verdad y la fortaleza para enfrentar esta dura prueba.
Te aseguro que saldrás airoso de esta justa. Pero también sé que vendrán nuevas y más duras situaciones. Las reglas del juego están sesgadas y los árbitros sufren de miopía tarifada. Tampoco, te confieso, estoy muy seguro de si la sociedad a la que sirves, en cada uno de sus más recónditos rincones, sepa defender lo que tú y el Grupo Polar representan.
Lo que sí sé, es que los dioses de la historia te han puesto esta prueba a ti y a los que te acompañan, porque solo a los hombres grandes se les otorga el destino de enfrentar grandes pruebas.
Lorenzo, reciban tú y los tuyos un abrazo solidario de un venezolano que solo espera de ti que seas fiel a los principios de trabajo e innovación que te fueron legados. La salvación de la “Venezuela Posible” es responsabilidad del resto de nosotros.
Afectuosamente,

No comments: